Autoescuela carbayon oviedo

- Prevención: cómo evitar la aparición de hielo

Si tienes pensado dejar aparcado tu coche en la intemperie en invierno, puedes evitar la aparición de hielo colocando, por ejemplo, una manta vieja y con cierto grosor sobre el parabrisas (no estaría mal que también coloques trapos o trozos de manta vieja en las ventanillas y en la luneta trasera). Una alternativa a las mantas puede ser las lonas cubrecoches, cartones gruesos y varias capas de papel de periódico.

 

Otro truco casero y que da resultados en el momento que aparcas tu coche al aire libre es echar una disolución de agua y vinagre. De forma concreta, cada tres partes de vinagre una de agua.

 

- Si el hielo ya ha aparecido: lo que NO se debe hacer

Si no has podido evitar la presencia de hielo en tu parabrisas (se te ha olvidado colocar mantas, cartones, etc.,), NUNCA se te ocurra echar AGUA CALIENTE directamente sobre la superficie acristalada de tu coche helada. El drástico cambio de temperatura podrá rajar el cristal. Asimismo, tampoco eches SAL directamente en el parabrisas y ponte a rascar inmediatamente con un objeto de plástico. La SAL directa sobre el cristal puede provocar la aparición de arañazos, además del poder corrosivo de este elemento sobre la superficie/chapa de la carrocería.

 

- Si hay hielo: lo que SÍ debes hacer

1.- Enciende el motor del coche, activa la calefacción y dirige los aireadores hacia el parabrisas. Mientras haces esto, baja un poco alguna de las ventanillas del coche. En el caso de que los cristales tengan algo de hielo o escarcha en un lugar cerrado (es muy raro que ocurra, pero puede suceder), no tengas mucho tiempo el motor arrancado por el peligro que puede generar en tu salud el monóxido de carbono.

 

2.- Con lo anterior, conseguirás que la capa de hielo se vaya reduciendo levemente. Es en este momento cuando debes ponerte a rascar. El mejor objeto para realizarlo es un rascador o rasqueta que venden en cualquier tienda de accesorios para el automóvil. Si no llevas encima un rascador, un carné viejo de plástico (o una tarjeta de crédito/débito que no uses y que no sea válida) también te pueden ayudar, aunque su eficacia es menor que la de un rascador.

 

3.- Antes de rascar, incluso puedes echar agua salada (nunca, sal por sí sola) que te puede ayudar en la tarea de rascado.

 

4.- Líquido refrigerante y alcohol en el parabrisas. También se puede rociar el cristal con este líquido gracias a sus propiedades anticongelantes. Lo mejor es echarlo unos segundos antes de ponerte a rascar. Asimismo, el alcohol también te puede ayudar a retirar el hielo.

 

5.- Quitar el empañado interior que produce el frío. La propia acción del aire caliente irá desempañando la zona interior del cristal. Si quieres que esta acción sea mucho más rápida, además de estar frotando con un trapo, también puedes frotar la superficie con una patata cortada por la mitad y luego secar con un trapo/valleta secos para eliminar el pequeño líquido que genera la patata al presionarla.

Publicado en Noticias

No sólo enseñamos a aprobar,

también a conducir

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración. Saber más

Acepto